Pero Tinder si da para mas, nunca para hallar buenos prospectos, como pensabamos en un inicio, hoy por hoy lo que nos da seri­a risa

Bueno, a mi la vez me dio temor cuando conoci a Bryan P. D. Un gringo que hablaba castellano preferiblemente que muchos de aqui desplazandolo hacia el pelo que nomas estaba sobre vacaciones por estas tierras Aztecas no obstante carente un centavo, eso lo supe luego cuando tuve que pagar un cuenton de pura cerveza artesanal mexicana en un bar de la Roma, sin embargo eso no fue lo que me asusto sino que cuando lo mandaba yo en un taxi para alla en donde se quedaba, nunca se queria ir y me gritaba desde la ventana: “I love you”, “i wanna be your boyfriend”, “don’t leave me please” entretanto una pequena lagrima rodaba por su mejilla (real), tenia 4 horas de haberlo conocido. Continue reading