Sin embargo la sobre Mateo no serГ­В­a la leyenda ma?s perturbadora que escuche? esa noche de investigacio?

Casi al final de la noche me quede? hablando con la cronista de 23 an?os, Luisa, quien narra su leyenda como el prefacio sobre la novela de Stephen King, donde un menudo que conocio? en Tinder la cito? en un bar en vГ­В­a de la ninguna cosa.

?Se me hizo un poquito infrecuente, sin embargo trai?a unas copas encima y no lo pense? demasiado?, dice. ?Cuando llegue?, me sorprendi? al ver que eran dos chicos. Con el que me puse en sintonía era extremadamente silencioso; su amigo era el que hablaba desprovisto control. La conversacio?n nos llevo? a hablar sobre tatuajes así­ como el calladito (con ma?s an?os sobre las que pensaba) se levanto? la playera revelando su tatuaje de la asesinato consiguiendo sexo con una mujer. Sali? corriendo…?. Nunca entendi? la gravedad de la situacio?n inclusive despue?s.

?Crees que tu proceder te pone en riesgo?, le pregunte?. Realiza la pequen?a pausa, mira sus manos desplazГЎndolo hacia el pelo responde: ?Si. Los dos bebemos de nuestras copas.

Continue reading